Aerolíneas con turbulencias en tiempos de pandemia

El tráfico aéreo de pasajeros a nivel mundial tuvo una caída de casi un 90%, y por si fuera poco, se espera que los ingresos para este mercado bajen en 314 mil millones de dólares.

Fernando Requena
Estudiante de Economía, 2º Semestre

La pandemia del COVID-19 ha venido a marcar un capítulo importante en la historia de la humanidad desde muchos ámbitos como salud, economía, social, ambiental, etc. Sistemas enteros de salud de las economías más fuertes del mundo han colapsado ante este virus, por ende, gobiernos de todos los países han tomado acciones para intentar mitigar el impacto que la pandemia pueda tener en sus naciones.

Uno de los sectores más dañados en todo el mundo por este fenómeno, es el de la economía, pero para ser más concretos en esta columna hablaremos sobre lo que está pasando en el sector de transporte y turismo que es el campo de la industria aérea.

Las primeras medidas que diversos líderes alrededor del mundo tomaron en sus respectivas naciones, fue la de suspender vuelos durante ciertos periodos de tiempo a ciertas partes del mundo, ya que era una de las principales vías de contagio. Está el ejemplo de EUA, cuando Donald Trump suspendió los vuelos provenientes de Europa hacia su país por un periodo de 30 días a finales de marzo y desde ahí se liberaron varios efectos en cadena que llevaron a muchos otros países a cerrar sus fronteras que en consecuencia afectaron fuertemente a numerosas aerolíneas.

Al día de hoy, reconocidas aerolíneas como United Airlines, Latam, Virgin y Delta Airlines han declarado abiertamente que están pasando por fuertes problemas financieros con sus compañías y está el caso de Avianca, la aerolínea colombiana que el pasado 10 de mayo se declaró en quiebra reportando pasivos de entre 1,000 a 10,000 millones de dólares ante el tribunal de quiebras de Estados Unidos para el distrito sur de Nueva York.

Por si fuera poco, para este ya de por sí débil y tambaleante mercado, uno de los más importantes inversionistas del mundo, Warren Buffett, dio a conocer que su compañía Berkshire Hathaway se desprenderá de todas sus acciones de las cuatro grandes aerolíneas de EUA, que son Delta Airlines con un 11%, American Airlines con 10%, Southwest Airlines 10% y United Airlines con un 9%, argumentando que el mundo ha cambiado debido al impacto de la pandemia del COVID-19. Si bien muchas de estas aerolíneas ya mencionadas han declarado que, aunque respetan mucho la opinión del señor Buffett, ellos siguen confiando en la fortaleza de su empresa.

Sabemos que Warren Buffet es una de las figuras con más peso del mundo de las finanzas y sus decisiones en este mercado prácticamente tienen reacciones macroeconómicas, al punto que muchos expertos le denominan “The Buffett Effect”.

Según los últimos datos revelados por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), el tráfico aéreo de pasajeros a nivel mundial tuvo una caída de casi un 90%, y por si fuera poco, se espera que los ingresos para este mercado bajen en 314 mil millones de dólares, una pérdida fuerte para la economía. En este punto tenemos que recordar que, si todo esto ocurre, la industria turística y hotelera también se verá totalmente colapsada.

En una conferencia, el Doctor Macario Schettino, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, recordó cómo era volar antes del incidente del 9/11, ya que a palabras suyas “antes no se tenía que documentar ni declarar tanto en los aeropuertos como se hace ahorita, fácilmente tu podías tomar tu equipaje y subirte tal cual al avión, pero este incidente (el 9/11) vino a cambiar  completamente el viaje en avión, probablemente sea algo parecido a lo que nos estemos enfrentando con esta pandemia.” Sabemos que la vía de contagio más grande para este fenómeno fue la que se generó por los numerosos viajeros internacionales y los bajos y débiles protocolos sanitarios inclusive en los aeropuertos con mayor tráfico de pasajeros del mundo.

Si bien no hay duda de que esta pandemia trajo a poner a la descubierta numerosas debilidades y fallas en todo el mundo, hay grandes oportunidades que surgieron en este fenómeno. Tomando una célebre frase del señor Warren Buffett “Predecir la lluvia no cuenta, construir arcas sí.” Haciéndonos ver que de nada sirve hacer tantos pronósticos de lo que pueda pasar en un futuro, si no tenemos planes de lo que hay hacer cuando llegue una crisis.

Crédito de la imagen: https://www.odizea.com/delta-airlines-equipaje-de-mano/

Las opiniones aquí expresadas son exclusivas de su autor/autora y no representan la ideología del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del mismo, el Departamento de Economía, así como a la Sociedad de Alumnos de Licenciado en Economía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s